Montaña > Vid > Vino

La bodega Vitheras

Protegidos de las masas de aire húmedo de la costa por inmensas barreras montañosas, los viñedos asturianos se sitúan en las laderas soleadas de los profundos valles de Cangas del Narcea. Se trata de una viticultura heroica, difícil, en fuerte pendiente, pero cuyas variedades presentan un alto nivel de adaptación a las singulares condiciones de suelo y clima de estos valles, produciendo vinos únicos y perfectamente reconocibles.

Las viñedos de VÍTHERAS (Viticultores Heroicos Asturianos S.L.), situados en laderas soleadas de las montañas asturianas, han estado dedicados al cultivo de la vid desde tiempo inmemorial, constando documentados hasta el momento desde 1556 (siglo XVI), según documentos conservados en la antigua casa familiar de los propietarios. En las últimas décadas, la familia decide recuperar éstos antiguos viñedos con el objetivo, no solo de ofrecer un vino único y de la máxima calidad, sino también de compartir la historia y tradición, que a lo largo de muchas generaciones, se ha ido transmitiendo de padres a hijos, de abuelos a nietos. No sólo se pretende recuperar, en esta gran aventura, la tradición familiar, sino también el paisaje vitícola del pequeño pueblo de Carballo, situado en un precioso valle del río Cibea. Combinando, tanto en el manejo del cultivo, como en la elaboración del vino, los últimos avances técnicos y científicos disponibles, con el conocimiento de la historia y tradición vitivinícola de la zona, salen ahora a la luz un blanco y un rosado.
Aunque poco conocidos actualmente, los viñedos asturianos llegaron a alcanzar importancia y reconocimiento en siglos anteriores, siendo incluso merecedores de varios premios nacionales e internacionales. Han contado con viticultores tan ilustres en épocas pasadas como el Conde de Toreno y otros como el músico e intelectual Anselmo González del Valle, o el político y el Diputado a Cortes Nicolás Suarez Cantón. La llegada a la zona en los años 50, de la minería del carbón, provocó la práctica desaparición de esta antigua zona vitivinícola. A lo que también hay que sumarle el sufrimiento de una guerra civil y las devastadores enfermedades de la vid en Europa como la Filoxera, el Oidio y el Mildiu
En la actualidad, tras el cierre de la casi totalidad de las minas que quedaban en el Concejo de Cangas del Narcea, los viñedos recuperan su terreno, y la negrura del carbón vuelve a ser sepultada por el verdor y los colores otoñales del Albarín Blanco, el Verdejo Negro o el Albarín Negro, aquellas viejas cepas que antaño producían los magníficos vinos que el mismísimo Jovellanos citaba en sus diarios, en el otoño de 1752.

Viñedos de Vitheras. Asturias

Viñedo y variedades

Los viñedos de la bodega se encuentran situados en el pueblo de Carballo (Cangas del Narcea), en la finca denominada “Carballedo”, incluida en el Formal de Carballedo, que está ubicado en la vertiente más soleada del valle del río Cibea. Se trata de un terreno en fuerte pendiente, cuyo suelo está formado por un 55 % de gravas y 45% de tierra fina, con un pH de 6 (H20)/5,5 (KCl) y pobre en materia orgánica.

La temperatura media entre los meses de abril a octubre es de 15,5ºC, radiación solar de 130 W/m2, precipitación de 70 mm y humedad relativa del 78%.

albarín blanco

Según diversos estudios publicados por investigadores del CSIC, se trata de una variedad autóctona asturiana y que Suarez Cantón citaba como cultivada en los viñedos asturianos con anterioridad a 1879. Es una vinífera de ciclo corto y maduración muy temprana (incluso por delante de la variedad Chasselas), con un alto nivel de adaptación a la zona y en general a zonas vitícolas de montaña. Es poco fértil, produciendo pocos racimos por cepa y de pequeño tamaño. Las uvas, de un característico color amarillo dorado y translúcidas, dejan entrever en su interior las pepitas. Destacan por la elevada concentración de azúcar que alcanzan con respecto al resto de las variedades blancas de la zona, a la vez que poseen una equilibrada acidez y una gran riqueza aromática, destacando las notas florales y un marcado sabor a moscatel,  cuando la uva llega a la plena madurez.

moscatel blanco

Variedad ampliamente conocida a nivel internacional, descrita por primera vez por Simón de Rojas Clemente en 1803, y cultivada en la zona vitícola asturiana al menos desde el siglo XIX. De racimos cilíndricos, mayores que los de Albarín Blanco y con mayor rendimiento en mosto que éstos. Sus uvas destacan por su fina piel, su jugosidad, y su intenso aroma a moscatel. Madura más tarde que el Albarín Blanco, alcanza una menor concentración de azúcar y presenta mayor acidez. En los antiguos viñedos asturianos, científicos del CSIC han encontrado la forma rosada y roja de esta misma variedad (Moscatel de Grano Menudo Rojo y Moscatel de Grano Menudo Rosado), prácticamente desaparecida en otros lugares del mundo (www.vitis.mbg.csic.es/vitis)

verdejo negro

Variedad tinta, considerada autóctona de la zona. Según relata Jovellanos en sus diarios, en una vendimia a la que él asistió en Cangas del Narcea el 30 de septiembre de 1796, invitado por el Conde de Toreno, pudo comprobar personalmente que la variedad tinta “Verdejo” era la que ocupaba la mayor extensión en los viñedos de asturianos y la más apreciada entre los viticultores de zona. Aparece también citada años más tarde por Suarez Cantón (1879), quién la considera como una de las tintas antiguas de la zona, “la mejor” y la que ocupaba la mayor extensión. Según estudios publicados por científicos del CSIC, se caracteriza por su maduración muy temprana entre las tintas, y es especialmente adecuada para áreas vitícolas de montaña, donde produce uvas con un magnífico equilibrio azúcar, acidez. Su fertilidad es media-alta, sus racimos son compactos,   y las uvas de forma ovalada y color rojo violeta oscuro. No produce mucho color, siendo ideal para la elaboración de rosados.

albarín negro

Variedad tinta, citada también por Suarez Cantón en 1879 como cultivada en esta zona desde la antigüedad y segunda en importancia junto con la anterior. Es menos productiva, siendo sus racimos más pequeños. Madura más tarde que la anterior y a menudo presenta problemas de corrimiento del racimo. Produce uvas de calidad, con un buen equilibrio en cuanto a contenido de azúcar y acidez. Las uvas, también pequeñas, destacan por su color negro azulado. Más rica en color que la anterior, es un buen complemento a la Verdejo Negro

mencía

Según estudios publicados por investigadores del CSIC, esta variedad fue introducida en la zona vitícola asturiana, al igual que en el norte de León y en Galicia, a principios del siglo XX, tras la invasión Filoxérica. En los viñedos de Cangas se encuentra una variante que los antiguos viticultores de la zona denominaban “Mencía Pata de Perdiz” y que diferenciaban por el color rojo del escobajo, por la menor compacidad del racimo y porque su maduración era algo más temprana. En general, la maduración de la Mencía tiene lugar más tarde que la del Verdejo Negro y antes que la del Albarín Negro. Presenta un buen nivel de adaptación a la zona vitícola, tanto por lo que se refiere a su concentración de azúcar, como por los niveles de acidez que alcanza bajo estas condiciones.

Vinos de Vitheras, Asturias

Los vinos de Vitheras

Vitheras Blanco

Vítheras, elaborado a partir de Albarín Blanco y un pequeño porcentaje de Moscatel de Grano Menudo. Se caracteriza este vino por su color amarillo pálido, limpio y brillante. Presenta una gran intensidad aromática en nariz, con notas frutales, a manzana, pera, melocotón y cítricos. Persistente en boca y equilibrado, con un ligero y agradable toque amargo.

Amarillo pálido y brillante con gran intensidad aromática a manzana verde, anisados, melocotón maduro y un toque a piña y balsámicos.
En boca es un vino largo, fresco y con un ligero amargor característico de la variedad.

Elaborado a partir de:
98% Albarín blanco.
2% moscatel de grano menudo.
Medalla de Oro Concurso Internacional CERVIM 2015

Medalla de Plata Concurso Internacional de vinos BACCHUS 2016

Medalla de Plata IWSC 2016

Lucía Vitheras

Lucía Vítheras, elaborado con Verdejo Negro, Albarín Negro y Mencía. Destaca por su bonito color piel de cebolla, límpido y brillante. De intensidad aromática destacable y muy buena acidez. Muy frutal en nariz, predominando los aromas a frutos rojos, frambuesa, fresa, caramelo de fresa.

Color rosa fresa, con destacable intensidad aromática y brillante. En nariz destaca la fruta roja: frambuesa, picota, fresa.
En boca es un vino untuoso y fresco.

Elaborado a partir de:
46% Albarín negro.
29% Mencía.
25% verdejo negro.

Tienda online!

ipads-tienda

VISITAR NUESTRA TIENDA

.

Partnerships!

.